+1 678.651.8356 Atlanta Georgia, USA
El Emprendedor ¿Nace o se Hace?

El Emprendedor ¿Nace o se Hace?

La palabra “emprendimiento” se deriva del término francés entrepreneur, que significa estar listo a tomar decisiones o a iniciar algo.

En los siglos XVII y XVIII se calificaba de emprendedor al arquitecto y al maestro de obra. De esta manera se identificaba en los emprendedores características de personas que emprendían la construcción de grandes obras por encargo, como edificio y casas.

Richard Cantillón (1680-1734), introduce por primera vez el concepto moderno de entrepreneur, definiéndolo como el individuo que asume riesgos en condiciones de incertidumbre.

Para 1732 el Diccionario de autoridades (actual RAE) define por primera vez el termino como «La persona que emprende y se determina a hacer y ejecutar, con resolución y empeño, alguna operación considerable y ardua». También se le describió como «Señor esforzado y emprendedor de hazañas notables».

A partir de esta definición el termino a asumido diferentes enunciados según la manifestación del rol emprendedor en el desarrollo social y empresarial hasta llegar a la propuesta RAE (2018) que define el termino emprendedor como “Quien emprende con resolución acciones o empresas innovadoras”.

¿Pero nacemos emprendedores o nos hacemos emprendedores?

El ser humano es una especie diseñada para adaptarse y adaptar el entorno de acuerdo con sus necesidades.

Para adaptarse al entorno y adaptar el entorno el hombre ha hecho gala a través de la historia de la capacidad cognitiva y de reflexión que posee manifestándolo como. innovación.

Innovar implica cambiar las cosas introduciendo novedades, es decir, implica cambiar todo aquello que forma parte del entorno o realidad del individuo en un momento y lugar determinado con el fin de generar bienestar así mismo, a los suyos y a su entorno.

El cambio puede ejercerse sobre el medio ambiente en general o de manera específica sobre objetos, pensamientos, sensaciones, emociones, acciones, sucesos ya sea material o inmaterial, real o imaginario, concreto o abstracto.

Ahora bien, si reconocemos que el ser humano nace con la capacidad de explorar nuevas formas de ser y hacer (innovar) y entendemos al emprendedor como “Quien emprende con resolución acciones o empresas innovadoras” podemos concluir que todo ser humano tiene la capacidad innata de emprender.

Sin embargo, esta capacidad se manifiesta según es estimulada, es decir, según el entorno y las necesidades de bienestar de un individuo o sociedad demanden el manifestar la capacidad de adaptarse y adaptar su entorno.

Al igual que toda capacidad innata del ser humano la capacidad de manifestar un espíritu emprendedor se evidencia en mayor o menor porcentaje según la cultura y la historia familiar a través de la cual se ha formado un individuo.

Anímate a EMPRENDER! ¡Hay una buena noticia … el espíritu emprendedor habita en tí

Deja un comentario

Cerrar